Uncategorized

Los juzgados gallegos contra la violencia machista cierran por vacaciones

Con una cuarentena de mujeres y cuatro niños asesinados en lo que va de año en España, los juzgados gallegos de violencia contra la mujer echan el cierre y se van de vacaciones. Este lunes le toca el turno del candado al juzgado coruñés de la calle Monforte, que no volverá a abrir hasta el 13 de septiembre. En ese lapso, los casos se derivarán al juzgado de guardia de la ciudad. ¿La razón? Falta de presupuesto. El ministerio dice que carece de recursos para suplir las vacaciones de los titulares de estos juzgados. La Xunta ha intentado que Justicia adelante parte de los presupuestos de 2018 para evitar esta situación, pero el departamento del reprobado Rafael Catalá ha dicho que no.

Gloria Vázquez, presidenta de la Asociación galega Ve-la Luz contra la violencia de género, asegura que esta circunstancia temporal solo viene a agravar una situación de precariedad que se extiende en el tiempo. “La formación de nuestros jueces en este tema es bastante precaria. No hay especialización. Algunos se forman por su cuenta, hacen cursos, cosas puntuales, pero creemos sería necesario hacer más. Por eso no es muy coherente que se deriven ahora los casos a un juzgado de guardia cuyo titular no tiene experiencia en estos temas”.

El juez coruñés cuyas vacaciones provocan el cierre del juzgado herculino es, según Vázquez, un paradigma de lo que relata; “A su llegada, Miguel Filgueira era un juez al que criticábamos por sobreseer causas con demasiada asiduidad. Ahora, con el día a día, ha cambiado, ha entendido mejor las particularidades de este tipo de denuncias”.

En España, hay un 70% de sobreseimientos de denuncias por violencia machista, según los datos manejados por Ve-la Luz. El juez Filgueira, según Gloria Vázquez, está ahora en un 40%. Durante 2016, en la comunidad autónoma gobernada por el PP de Alberto Núñez Feijóo hubo 5.863 denuncias y se dictaron 121 medidas de protección para menores.

Eva Rodríguez es la delegada de Xustiza de la Confederación Intersindical Galega, sindicato que ya advirtió hace meses de que no existía la intención de sustituir a los titulares de los juzgados de violencia (ni a los otros) por vacaciones. “Y en agosto no hay menos casos”, apunta. “Te voy a poner un ejemplo. Solo en Carballo (municipio coruñés de 30.000 habitantes) durante agosto pasado hubo un detenido al día. La carga de trabajo es monumental, y los de violencia de género siempre son casos urgentes”.

La negativa del ministerio de sustituir con un juez específico a los de género que se vayan de vacaciones es considerada por Eva Rodríguez como una muestra más de la “hipocresía política” que rodea a este problema. “Y no solo del gobierno, sino también de la Xunta. Porque la Xunta en esto de los jueces sustitutos no tiene competencia, pero sí la tiene para contratar personal auxiliar. En los juzgados de violencia contra la mujer estamos haciendo todos jornadas de más de diez horas. Y está el tema de los menores. Los compañeros están haciendo labores de guardería con niños que vienen de una situación traumática. Todo lo que se está haciendo bien, es por voluntarismo”.

El Xulgado de Violencia contra a Muller que cierra este lunes tramitó en 2016 más de 1.300 diligencias previas además de 400 causas indeterminadas y 130 civiles. Este año, según el sindicato CIG, “se ha notado un repunte, y están teniendo hasta seis y siete casos al día”. El Juzgado de Guardia al que se adscribe desde el lunes la sala coruñesa celebra diariamente el mismo número de juicios rápidos. Con un solo juez, aseguran, el colapso está garantizado. La situación se repetirá a principios de octubre, ya que el juez Filgueira ha solicitado permiso los días 4, 5 y 6 de ese mes para asistir a un curso. “Ya nos han confirmado que durante esa ausencia tampoco tendrá sustituto”, asegura CIG.

El número de víctimas de violencia de género en Galicia creció un 7,8% en 2016 con respecto al año precedente. Se contabilizaron 1.280 víctimas con órdenes de protección y medidas cautelares. Durante ese curso, se produjeron 1.441 infracciones, 796 por lesiones, 271 contra la integridad moral y 199 por amenazas. Un total de 1.048 hombres fueron condenados con sentencia firme. Desde 2010, el número de feminicidios registrado en Galicia es de 54.

Lo que sucederá a partir en el juzgado de A Coruña se repetirá tarde o temprano en su homólogo de Vigo, aunque el juez que está al cargo –sustituto del titular por enfermedad– todavía no ha solicitado sus vacaciones.

Los falsos datos sobre la violencia de género

Que los políticos en su mayoría son unos mentirosos profesionales es una observación que a muy pocos se les escapa, como el hecho de politizar desgracias ajenas para ponerse medallas. Son actitudes que podríamos decir forman parte de la idiosincrasia de quienes se postulan como representantes del pueblo, elegidos en la mayoría de los casos en base a vender una ficticia o manipulada realidad ofreciéndose como salvadores de la patria.

Que ahora, el que gobierne el país sea el Partido Popular es el resultado de un fluctuante posicionamiento social de quienes indecisos en el voto se dejan engañar por promesas electorales que en la mayoría de los casos no se cumplen, y que hace que hoy sea la derecha quienes lleven las riendas del gobierno; pero mañana puede ser la izquierda, o mejor dicho, una aparente izquierda disfrazada de un socialismo de apariencia. Pero ambas, derecha e izquierda, siguen suspendiendo en su labor en contra de la violencia de género y, lo que es peor, mintiendo en cifras para vanagloriarse en su política feminista.

Valga esta introducción para dar paso a una realidad muy distinta sobre cómo de ineficaces son las políticas que pretenden, según ellos, terminar con esta lacra social que cada cierto tiempo nos presenta o arroja una víctima de violencia a mano de sus parejas o ex parejas. Nos referimos a los datos contenidos en el comunicado que nos manda la Organización Ve-laluz para la defensa de mujeres y niñ@s supervivientes de la Violencia de Género y/o abusos de fecha 14 de marzo actual, que a continuación y sin más preámbulos les ofrecemos en su integridad:

“una realidad muy distinta sobre cómo de ineficaces son las políticas que pretenden, según ellos, terminar con esta lacra social que cada cierto tiempo nos presenta una víctima de violencia a mano de sus parejas o exparejas.”

“La organización Ve-la luz tras el análisis de los datos del CGPJ y Ministerio Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, criticó el poco o nulo respaldo judicial que están recibiendo las víctimas (mujeres y menores), alertando que están siendo: Desamparadas, doblemente victimizadas, criminalizadas en muchos casos

El 2017 España recibió 166.620 denuncias por violencia de género, de las cuales pasaron por el sistema Viogen 32%, dividiéndose el nivel de riesgo en: 27,186 No apreciado, 22781 Bajo, 4591 Medio 216 Alto 19 Extremo. Se sobreseyó el 36% de las denuncias y se dictaron un 15% de órdenes de alejamiento del total de mujeres que denunciaron, equiparándose este último dato al más bajo, junto a los presentados en el 2013. A este último punto queremos añadirles el ninguneo persistente y existente en materia de protección de menores, marcando un hito histórico en desprotección desde la creación de la LIVG y desde el reconocimiento de los menores como víctimas directas, solo se adoptaron 1,3% de medidas de protección hacia la infancia.

Para Ve-la luz es de extrema necesidad, mantener una “Alerta de género” que señale las zonas que permiten un contexto de violencia, dejando impune a los agresores, dando a conocer públicamente las peores Provincias con mayor índice de sobreseimientos, menor número de condenas y órdenes de alejamiento adoptadas:

Extremo: Málaga, Cantabria, Girona, Lugo, Navarra Alto: Huelva, Sevilla, Zaragoza, Tenerife, Baleares, Cantabria, Segovia, Ávila, Valladolid, Toledo, Barcelona, Tarragona, Pontevedra, Madrid, Murcia Medio: Córdoba, Teruel, Albacete, Palmas, León, Guadalajara, Palencia, Lleida, Alicante, Valencia, A Coruña, Araba, Gipuzkoa, Vizcaya.

Instando a los responsables políticos y del sistema judicial a impulsar de forma inmediata, los medios necesarios para formar y sensibilizar de manera urgente a los operadores judiciales e instando al Poder Legislativo para que armonice la legislatura con perspectiva de género y visibilice de forma contundente en sus portales estadísticos los menores victimas de la violencia de género .

Ve-la luz calificó de deleznable el alardeo de quienes dicen representarnos y de intransitable esta senda angosta que nos ofrecen. Destacando que el 2017 ha sido el año más bajo en la concesión de la única ayuda económica estatal en 8 años, “No más de un 20% de las mujeres que denunciaron accedieron a la RAI”. Reflejando como las mujeres si quieren encontrar salida deberán hacerlo al margen de un sistema que dedica parte de su presupuesto al mantenimiento de una cortina que silencian y perpetúan el maltrato.

Destacando el caso de Galicia, una comunidad que alardeó recientemente de la subida de denuncias y de su bajo índice de violencia, eludiendo que se mantiene en el 5ª lugar con mayor nº de victimas de violencia de género asesinadas. Siendo este hecho todavía más incomprensible por parte de una zona que plantea un índice de sobreseimientos por encima de la media nacional del 43%, con un estridente bajo nº de condenas (9%). Mostrando su incapacidad continua tras no conseguir que solo 2 de cada 10 mujeres que denuncian accedan a una orden de alejamiento o presentando una bajada de 4 puntos en la concesión de la RAI en relación al año pasado y que nos sitúa en el dato peor desde el 2010.

Para Ve-la luz es inadmisible el dialogo oportunista que presentan quienes dicen representarnos, celebrando los datos convenientes para vestir sus campañas de promesas incumplidas con costes altísimos para las mujeres y menores. Convirtiendo en éxito y norma, la supervivencia eterna en las mujeres víctimas de la violencia género al margen del sistema, manteniendo la suplican de una salida que saben que no encontraran, para que tampoco se le quite el derecho a la denuncia. Las mujeres continúan encontrando una trampa mortal en la denuncia y maxime si hay menores a cargo fomentando la reproducción de patrones, mediante el entendimiento de la violencia y/o la amenaza de la convivencia plena con maltratadores impulsando así, sentencias no dictadas de CADENAS PERPETUAS al amparo de leyes, protocolo, pactos…etc.

Miles de millones continúan enterrándose en un mal hacer que todos los años envía una limosna a lo que entiende como último eslabón, la víctima. A ello debemos sum–arle los cientos de euros invertidos en poltronas que brillan por su incapacidad, mientras les permitimos justificarse 13 años más tarde de la aprobación de la LIVG con un: ¿Por qué?? o Estamos averiguando, Pactos Pantomima y el Yupi, AL ELEVADO COSTE DE QUE TÚ O UNA DE LAS TUYAS, SEA LA PRÓXIMA.”